sábado, marzo 27, 2010

092. HASTA QUE SEAMOS... (II)

Alzas los ojos y la miras. Una
memoria de algo que fue tuyo empieza
y se apaga. La pálida cabeza

bajas y sigues caminando triste,
sin recordar el verso que escribiste:
Y su epitafio la sangrienta luna

A un viejo poeta
Jorge Luis Borges




HASTA QUE SEAMOS - II

(serie : "De mis versos escondidos")
- Soneto -



No callaré en silencios cuando gritan
los años escurridos por mi alma
ni lloraré a mis lluvias en la calma
de unas tardes juzgadas que tiritan.

Te seguiré acudiendo si me invitan
las horas de tus ojos, de tu palma,
amándote amarrado a nuestra enjalma
de recuerdos que nunca nos imitan.

Y en la piel que se arruga cada instante,
te entrego un beso joven de mi anhelo
con la mirada viva y refrescante,

jurando siempre amar tu cano pelo,
tu lento caminar, ser ese amante
hasta morir mirándonos un cielo...




Viejos... por siempre juntos
sembrando estas edades con asuntos,
con la distancia cerca en contrapuntos...

amándote mujer... sin hacer puntos...

A ti... que me tienes en tu corazón
gracias por hacerlo así... gracias por esa razón
y por darme a escribir mi inspiración...

3 comentarios:

María de la Cruz Díaz dijo...

Siempre y por siempre esta admiración y cariño a tus letras, con fidelidad al compañero irremplazable de este camino llamado vida, que va quedando plazmada como legado en versos.
TQM Inyito. Bendiciones para ti y tus seres queridos. Felis fin de semana

Maricruz

Juan José dijo...

Es muy cierto.. dejamos siempre algo como legado que este sea parte de ello... hay muchas cosas por hacer en esta vida.. ¿pero sabes? no todo lo vamos a poder dejar... siempre habrá algo que nos olvidaremos dejar... pero que está alli... y no lo sabemos ahora... por eso siempre dejemos lo que nos nace... pues asi será menos ese algo que no pudimos dejar... es un concepto mío, viéndolo desde otra perspectiva... ehhh Un abrazo hasta alli y bendiciones Inya...

Juan José

Anónimo dijo...

El amor verdadero se alcanza a esta edad avanzada, pues es cuando de verdad necesitamos un corazón completo para sostener y compartir todo lo vivido, y porque no, para no morir con un suspiro lleno de tristezas. Bello mi querido amigo.

saludos hasta tu tierra.

ANGIECP

Related Posts with Thumbnails